Términos y condiciones

Su privacidad es importante para nosotros. Esta declaración de privacidad revela la Política de Privacidad de TOMA DE PROTESTA, S.A. de C.V. (en adelante “Toma de Protesta”). La presente Política de Privacidad es aplicable al sitio de la red de Ana Vásquez Branding Personal operado en URL www.anavasquez.com (en adelante “el Sitio”).

El Sitio tiene como objetivo brindar al lector herramientas de conocimiento básico de los temas que en éste se exponen a través de artículos, videos y venta de asesorías. La utilización de nuestro sitio implica su aceptación plena y sin reservas a todas y cada una de las disposiciones incluidas en esta Política de Privacidad, por lo que si usted no está de acuerdo con cualquiera de las condiciones aquí establecidas, no deberá usar o acceder a este sitio. Nos reservamos el derecho a modificar esta Política de Privacidad en cualquier momento.

 

Esta Política de Privacidad se encuentra disponible en el Sitio en idioma español y le permitirá saber:

 

 

Los datos personales que obtenemos de estas tecnologías de rastreo son los siguientes: horario de navegación, tiempo de navegación en nuestra página de Internet, secciones consultadas y páginas de Internet accedidas previo a la nuestra.

 

 

 

 

 

 

Si usted tiene alguna pregunta que no haya sido respondida en esta Política de Privacidad, puede contactarnos en el mail info@anavasquez.com o en la siguiente dirección:

Amsterdam 27 int. 302, Col. Hipódromo Condesa, C.P. 06140, México, D.F. Teléfono: 55149773

Aviso de privacidad

Su privacidad es importante para nosotros. Esta declaración de privacidad revela la Política de Privacidad de TOMA DE PROTESTA, S.A. de C.V. (en adelante “Toma de Protesta”). La presente Política de Privacidad es aplicable al sitio de la red de Ana Vásquez Branding Personal operado en URL www.anavasquez.com (en adelante “el Sitio”).

El Sitio tiene como objetivo brindar al lector herramientas de conocimiento básico de los temas que en éste se exponen a través de artículos, videos y venta de asesorías. La utilización de nuestro sitio implica su aceptación plena y sin reservas a todas y cada una de las disposiciones incluidas en esta Política de Privacidad, por lo que si usted no está de acuerdo con cualquiera de las condiciones aquí establecidas, no deberá usar o acceder a este sitio. Nos reservamos el derecho a modificar esta Política de Privacidad en cualquier momento.

 

Esta Política de Privacidad se encuentra disponible en el Sitio en idioma español y le permitirá saber:

 

 

Los datos personales que obtenemos de estas tecnologías de rastreo son los siguientes: horario de navegación, tiempo de navegación en nuestra página de Internet, secciones consultadas y páginas de Internet accedidas previo a la nuestra.

 

 

 

 

 

 

Si usted tiene alguna pregunta que no haya sido respondida en esta Política de Privacidad, puede contactarnos en el mail info@anavasquez.com o en la siguiente dirección:

Amsterdam 27 int. 302, Col. Hipódromo Condesa, C.P. 06140, México, D.F. Teléfono: 55149773

Estilo de Vida/ General/ Historia de la moda: la falda

Historia de la moda: la falda

historia-de-la-falda

La falda es hoy una de las prendas básicas en cualquier guardarropa femenino. Ya sea formal, casual, tableada, corta o hasta los tobillos, es y seguirá siendo una prenda muy versátil que puede combinarse con muchas otras piezas para generar atuendos y estilos diferentes.

Desde los inicios de la humanidad, tanto hombres como mujeres han hecho uso de esta prenda para protegerse contra el frío y las inclemencias del clima. Se trataba tan solo de un recuadro de tela agujerado por la parte de en medio, por el cual se insertaba en el cuerpo, y se sujetaba con una cuerda en la cintura alta o hasta el pecho. Sin embargo, ya en la época de los sumerios, asirios y egipcios, se crearon ciertas diferencias. Los egipcios, por ejemplo, crearon los plisados, y los hombres la llevaban arriba de la rodilla, mientras que las mujeres la llevaban hasta el tobillo, ajustada al talle y con tirantes.

Más tarde, durante el imperio romano, el emperador Constantino comenzó a usar la falda hasta la rodilla, hecha de correas anchas de cuero y bordes, haciéndola de uso común entre todos los soldados romanos.

Más tarde el uso de la falda comenzó a ser exclusivo de las mujeres por ser una prenda cómoda y que permitía el movimiento libre de las piernas. Es entonces cuando la falda comienza a transformarse de acuerdo a los momentos históricos, tendencias y necesidades de las mujeres.

En la época medieval, la falda era de cintura muy alta, prácticamente comenzaba justo debajo del busto y llegaba hasta los tobillos o el suelo. Se fabricaba con telas pesadas y oscuras.

Durante la época renacentista, se transformó un poco, convirtiéndose en una especie de túnica que tenía un corte imperio y que iba desde los hombros hasta el los pies. Al ser una solo pieza, se consideraba más como un vestido, por lo que la falda quedó a un lado.

Pero la falda se retomó en el siglo XVII y hasta el siglo XVIII, periodo en el cual se comenzó a utilizar con crinolina debajo y una serie de aros cosidos a ésta, lo que la hacían lucir amplia y abultada, de modo que el talle de la mujer se veía extremadamente delgado en comparación con su parte inferior. También se usaba con un polisón, es decir, una estructura metálica que la hacía lucir abombada en la zona posterior. Otra variante más era usarla con este tipo de estructuras de metal, pero a los lados de la cadera, llamada “guarda infantes” debido a la gran anchura que le proporcionaba a la falda. Aunado a esto, en esos siglos las faldas contaban con muchos detalles y adornos, principalmente en su parte trasera.

Durante el siglo XIX y principios del siglo XX, la falda se comenzó a llevar más estrecha y sin estas estructuras metálicas. Algunas incluso eran un tanto ajustadas al cuerpo para resaltar las curvas. Las telas eran menos pesadas y el largo era hasta el tobillo, pero continuaban siendo algo complicadas para las actividades de la vida diaria.

Es por esto que en los años veinte Coco Chanel propuso otro estilo de prenda, mucho más amplia y corta que facilitaba el movimiento para las mujeres. Así, Chanel logró imponer un nuevo estilo con el llamado “largo Chanel”. Sin embargo, en este periodo la falda comienza a dejarse nuevamente de lado, aunque no desaparece totalmente; se llevaba recta, holgada y hasta la rodilla, y en ocasiones  tableada.

Así continuó durante la década de los años treinta y cuarenta, solo que en estos años, debido a los hechos históricos delicados como la Segunda Guerra Mundial, las telas de las faldas se volvieron de muy baja calidad, y las faldas se hicieron más estrechas, con un largo máximo a la altura de la pantorrilla.

En la década de los cincuenta, se volvió al glamour, y la falda se confeccionó amplia y con mucho vuelo. Se llevaba en todo tipo de colores, acinturada y de largo variado entre la rodilla y el tobillo. Algunas otras, eran más entalladas y sumamente femeninas.

Durante los años sesenta, surgió un tipo de falda jamás visto antes, y que perdura hasta la actualidad: la minifalda. Fue creada por la británica Mary Quant, inspirada en los automóviles “Mini”. Se caracterizaba por tener un largo que llegaba arriba de la rodilla, algo sumamente escandaloso para la época. Este largo  no solo representaba una moda, sino una forma de expresar la liberación femenina de aquellos tiempos.

Durante los años setenta, se introdujo un estilo de falda a la cintura y sumamente larga que estilizaba la figura, generalmente con motivos florales. Sin embargo la minifalda continuaba en su apogeo.

En los años ochenta, noventa y principios del siglo XXI, se dejaron ver diversos tipos de faldas que se inspiran en los diseños anteriores, con ligeras variaciones en el largo, corte o estampado. Sin embargo a principios del 2000, se impuso con fuerza la microfalda, mucho más corta y provocadora que la minifalda, normalmente de 20 a 30 cm.

Actualmente existe una gran variedad de modelos y diseños, muchos de ellos inspirados en la moda retro de otras épocas, pero fabricadas en cualquier variedad de materiales, texturas y estampados, y con largos que van desde el suelo hasta los muslos. A pesar del paso de los años y de que el pantalón ha ganado mucho terreno en el guardarropa femenino, la falda sigue siendo un básico que toda mujer debe poseer.

Con información de Stephanie Illingworth
Fotografía: Net-A-Porter/Red Valentino
 

etiquetas

Deja un comentario

  1. isabel 13/09/2014 a las 6:14 am

    Encontré esto en Internet, y me pareció interesante.
    Por tradición los hombres desde siempre se habían vestido con faldas, solo hace 300 años que los obligaron a usar pantalón.
    El pantalón es la prenda menos adecuada para un hombre; el calzoncillo bóxer, hace las veces de férula en los genitales, (propiciando mal funcionamiento, y discapacidades), la costura central del pantalón maltrata, magulla e incomoda todo el tiempo los genitales; la correa o cinturón hace las veces de torniquete, y obliga al corazón a bombear la sangre con mayor esfuerzo, (para vencer la contracción que hace el torniquete), y por mala irrigacion sanguínea afecta: el aparato digestivo, el sistema urinario, el aparato reproductor. Ademas con el uso del pantalón el hombre ha terminado orinando de pie lo cual es totalmente antinatural. Las Faldas y los vestidos con faldas para los hombres son suprema-mente SALUDABLES, CÓMODOS Y CONFORTABLES. El pantalón, el calzoncillo ajustado, la costura central del pantalón, y la correa o cinturón, están promoviendo las enfermedades modernas de los hombres: IMPOTENCIA, ESTERILIDAD, PROBLEMAS DE LA PRÓSTATA Y POSIBLEMENTE CÁNCER DEL TESTÍCULO.
    Ninguna parte del cuerpo del varon se maltrata mas que los genitales.
    Por salud y comodidad mejor usar FALDAS O VESTIDOS CON FALDA

  2. La mimada del guardarropas femenino | D.F 17/06/2014 a las 10:54 am
  3. hisabl 30/05/2014 a las 7:55 am

    Por tradición los hombres, y desde siempre los hombres habían usado faldas; solo hace 300 años que los habían embutido en los pantalones; pero eso es historia. La innovación y la moda para el siglo XXl, es el retorno delas faldas para los varones. http://www.theskirtedman.eu/

  4. martha 23/03/2014 a las 4:15 pm

    Halle esto en Internet, y tiene sentido
    Las faldas solo tiene dos inconvenientes; para el varón o para la mujer da igual.
    ¿Cuando la falda es mal diseñada, o es mal elaborada?.
    Si la falda es muy corta, no le tapa nada y se la levanta el viento. Y si es muy estrecha o angosta no le deja caminar o subir las escalas, entonces le toca buscar ayuda.
    Pero una FALDA a la rodilla, y con su respectiva ENAGUA, es lo mas confortable decente y saludable, en especial para los varones.
    Las faldas para los caballeros son una NECESIDAD, por salud y por comodidad, y por respeto; ninguna parte del cuerpo del varón se maltrata o se magulla tanto como los genitales; el calzoncillo bóxer, o ropa interior, hace las veces de una férula (inmoviliza, y maltrata los genitales), el tiro del pantalón incomoda, (lacera), y la correa o cinturón funciona como un torniquete, y por mala irrigacion sanguínea afecta: el aparato digestivo, el sistema urinario, el aparato reproductor, y mucho mas. Lo mas indicado adecuado, saludable, y cómodo para vestirse un hombre es una falda o un vestido con falda. El pantalón es una tortura. Las enfermedades como la impotencia, la esterilidad, problemas de próstata, y posiblemente el cáncer del testículo estén muy relacionados con el uso del bóxer ajustado, el pantalón y sus aperos accesorios. Lo mas conveniente y apropiado para vestirse un caballero es usar FALDA, o un vestido con falda.

  5. ronald 17/02/2014 a las 10:32 am

    El mejor modelo a seguir es El Señor Jesús; y El nunca anduvo de pantalón, y por cultura en Colombia los varones deberían vestirse como los guambianos del cauca, con una faldita azul a la rodilla. Y no con esos pantalones tan ceñidos, o minipantalones que quisieran andar en biquini por las calles como una cualquiera; o todos descamisados. Es mas decente salir en bata o salida de baño, mas cómodo y respetuoso y saludable. Lo mejor es lo original, volvamos a la falda mas bien; ojo no es minifalda, es al estilo guambiano, o al estilo escoces .